Noticias

Imagen Noticia

Cómo escoger el ratón perfecto para ti, tu postura y tus hábitos


Tengo una teoría: puedes conocer el comportamiento o costumbres en el trabajo de una personacuando ves qué ratón usa. Puede ser un ratón común, de los de precio medio-bajo que encuentras disponible en cualquier gran superficie, puede ser uno de esos ratones de Apple que o amas u odias, o puede ser un ratón para gaming que se asemeja más a una nave espacial.

Y eso está muy bien, pero algo que muy pocos hacen es revisar la configuración de ese ratón. Lo conectan, se acostumbran a la configuración por defecto que le da el sistema y listo. Y con un breve chequeo, podemos conseguir mejorar muchísimo el comportamiento de este periférico que tan importante es para seguir usando nuestros ordenadores.

Ergonomía: la postura es lo más importante

Lo que hay que tener claro es, sobretodo si trabajamos horas y horas delante de un ordenador, quela mano que utilice nuestro ratón debe de estar descansada encima de él. Una postura tensa puede provocar cansancio y problemas como el síndrome del túnel carpiano a largo plazo. No es ninguna broma: hay una normativa ISO dedicada exclusivamente a la correcta posición de nuestras manos con dispositivos de entrada.

Antes incluso de mirar qué ratón nos viene más bien, deberíamos ver si en nuestra mesa de trabajo tenemos el espacio adecuado para poder utilizarlo en condiciones. Muchos pecamos de tenerlo demasiado cerca o demasiado lejos, obligando a nuestro cuerpo a forzar una mala postura de nuestro brazo.

Hay muchos estudios, como este de la Universidad de Cornell o este otro de la Universidad Complutense de Madrid, que nos dan varios puntos básicos para vigilar nuestra postura:

  • La mano tiene que estar completamente descansada encima del ratón. No hay que tenerla tensa, y no debe formar un ángulo con el antebrazo. Si por la forma de tu mano tienes que buscar ratones más altos o más bajos o con "aletas" donde puedes reposar el pulgar, hazlo.
  • La muñeca no tiene que estar doblada, sino completamente horizontal y también en descanso. El único esfuerzo de tensión tiene que ser el que hacemos moviendo el ratón.
  • El antebrazo debería estar descansando en contacto con la mesa y no tenso en el aire, y cuando movamos el ratón el codo debería mantenerse inmóvil. Por eso, la mesa debe de tener cierta profundidad. Una mesa demasiado estrecha nos obliga a tener el ratón muy cerca de nuestro cuerpo, obligando a mantener el antebrazo en el aire.
  • Cuando muevas el ratón hazlo con toda la mano, no sólo con los dedos. Y no tuerzas la mano respecto al antebrazo: esas partes del cuerpo siempre tienen que formar una línea recta.
  • Descansa en pequeños intervalos durante tu trabajo, haciendo ejercicios moviendo tu muñeca y los dedos para eliminar la tensión en las articulaciones y los músculos.

Hay un ratón para cada postura...

 

Más información en XATAKA

 

Imagen Noticia         Imagen Noticia         Imagen Noticia


Imagen Noticia        




Asistencia Técnica Remota

¿Necesita ayuda?. Póngase en contacto con nosotros y le ayudaremos remotamente.
Atención al cliente: 926 551 295

Asistencia Remota